Conectarse

Recuperar mi contraseña

Coast Ranges Soundtrack» by XlspX on Grooveshark
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Lun Mar 05, 2012 7:49 pm.

/


/

LUCAS F. LINDSEY
ADMINISTRADOR


/


/

APHRIL R. RUMSFELD
ADMINISTRADORA


/

KYA FITZGERALD
ADMINISTRADORA
Últimos temas
» Becca es
Jue Mayo 10, 2012 11:04 pm por Rebecca M. O'shea

» Registro de Hogar & trabajo»
Jue Mayo 10, 2012 9:26 pm por Rebecca M. O'shea

» Registro de Nombre&Apellido»
Jue Mayo 10, 2012 9:18 pm por Rebecca M. O'shea

» Registro de PB •
Jue Mayo 10, 2012 9:17 pm por Rebecca M. O'shea

» Registro de sexo (Fem&Mas)•
Jue Mayo 10, 2012 9:15 pm por Rebecca M. O'shea

» Otro viaje más ! {Ausencia}
Sáb Mayo 05, 2012 9:17 am por Jennifer R. Hamilton

» Mayo, no es un buen mes.
Mar Mayo 01, 2012 11:28 pm por Alyssa D. Foster

» ¿Dónde está la rutina? {Marcus}
Dom Abr 29, 2012 6:05 pm por Jennifer R. Hamilton

» Everything will change {Marcus}
Miér Abr 25, 2012 1:57 pm por Marcus D. Alexander





Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicLonelyHeartsClubFinite IncantatemImage and video hosting by TinyPic35x35baner.pngRUN AWAY RPGPanem GamesImage and video hosting by TinyPicForo rol Life you think you hadUnforgottenSummerCampNightshade RPG /></a><a href=Discere College<http://illiweb.com/fa/pbucket.gifPhotobucketHogwarts RevolutionImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicAshley></a><a href=New York LivePhotobucketImage and video hosting by TinyPicCalapalooza!Hogwarts 3rd GeneraciónImage and video hosting by TinyPic


NORMALES

We married the night yesterday, but this morning we've just get divorced. ― Gale S. McNally

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We married the night yesterday, but this morning we've just get divorced. ― Gale S. McNally

Mensaje por Labyrinth M. Hardie el Jue Ene 12, 2012 8:27 pm

CASA HARDIE | DOMINGO POR LA TARDE | SOL RADIANTE EN EL EXTERIOR


El punzante dolor de cabeza que había estado taladrando aquella cabeza en la que parecía no quedar ninguna neurona viva, remitía poco a poco gracias a varios remedios caseros de dudosa reputación y un par de aspirinas. La experiencia aconsejaba reposo absoluto, y sobretodo, el mejor remedio, era no coger tales cogorzas la noche anterior. Eso era infalible, a la par que poco común. Reposaba con los pies en alto la chica, pies descalzos sobre el sofá de dos plazas y camiseta de tirantes holgada. Un atuendo típico de ir por casa, nada demasiado glamuroso ni repleto de estilismo. El teléfono, sobre la mesita de café parpadeaba incesante, anunciando que de un momento a otro la batería llegaría a su fin. Alargó la mano para darle la vuelta, aquel parpadeo le estaba poniendo nerviosa. Se volteó, quedando boca abajo, hundiendo la cabeza en la almohada, dejando únicamente un pequeño recoveco por el que poder respirar. Los brazos, al igual que las piernas estirados, realzando la imagen de deshecho humano que ya de por sí, daba la impresión de tener. Like Glue, de Sean Paul empezó a sonar, provenía de su móvil. Enterró todavía más la cara en el cojín, pero finalmente alargó la mano, llevándoselo a la oreja. Únicamente entendió "discos" "Stolems" "ayer". Balbuceó otras palabras incomprensibles y dejó caer el Iphone en una de las juntas del sofá.


De todavía más mala gana si cabía la opción, se levantó, arrastrándose por el mueble y sentándose en un extremo. Se frotó los ojos, contó hasta diez y reunió el valor suficiente para levantarse. Si había algo capaz de levantarla de la tumba eran sus discos. Sus niños. Los recuperaría y volvería a casa para lanzarse al sofá que la recibiría con los brazos abiertos. Una vez en pie, movió la cadera de lado a lado, sacándose la ropa interior del glúteo y bajándose el pantalón corto de deporte en un gesto tan natural como lo es respirar. Un vaso de agua. Necesitaba algo para hidratar la reseca y pastosa garganta. Saciada la necesidad, debía enfrentarse al mayor reto de todos. Subir las escaleras. Únicamente se atavió con un sujetador debajo de la ancha camisa y unos pantalones vaqueros cortos, con unas chancletas. El pelo, mal recogido y sin peinar en un moño, le costaría de desenredar al día siguiente. Bajó encontes las escaleras desganada, para después coger una botella pequeña de agua de la cocina y las gafas de sol del mueble de la entrada. Se llenó los bolsillos con llaves, algo de calderilla y móvil y atravesó la puerta.

El sol le dio de lleno, frenándole en seco. Recordándole el mundo real.




BAR STOLEMS | DOMINGO POR LA TARDE | SOL RADIANTE EN EL EXTERIOR


La puerta del bar se abría. La sombra de la mujer se reflejaba, sin embargo gracias a la luz no se distinguía su identidad. Pero era ella, Labyrinth. Sin quitarse aún las gafas de sol, la chica avanzaba. A mitad de camino había fulminado la botella de agua, por lo que la sed había vuelto. Los pasos dentro del bar tampoco es que fueran demasiado elegantes. Se pasó la lengua por el labio. Estaba prácticamente desierto. Y más o menos limpio. No fue hasta que se sentó a pedir algo fresco que se quitó las gafas, colgándolas de la camiseta. Un plato con cacahuetes reinaba en la soledad, y Labyrinth se dispuso a conquistarlo. Uno por uno fueron cayendo, al igual que el líquido por su garganta. Rodó sobre sí misma. ¿Dónde coño habrían guardado sus cedés? Si estaban por ahí tirados o fuera de su funda, era más que capaz de arrancar cabezas. Sus pequeños. Qualquiera con dos dedos de frente los habría conservado en el estuche. Sí, Hardie tenía todo eso guardado en el ordenador, pero por experiencia propia sabía que debía tener una copia de seguridad siempre a mano. Francamente, no le apetecía volver a grabar todos esos discos.


Volvió a girarse al ver pasar a alguien. ―¡Eh tú!¿Y mis discos?―directa, concisa. Con unas ganas tremendas de tirarse en el sofá. Aunque a la cama tampoco le haría ascos. Rompió un cacahuete, devorando el interior. ―¡Eh!―levantó la mano, en un amago de, de esa forma, tratar de llamar la atención. Si hacerle ir a ese bar un domingo por la tarde en plena cura de resaca era una broma, no tiene ni puta gracia.



if the kids are not all right, let them fix themselves

avatar
Labyrinth M. Hardie

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 10/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We married the night yesterday, but this morning we've just get divorced. ― Gale S. McNally

Mensaje por Gale S. McNally el Vie Ene 13, 2012 9:15 pm

Gale escupió rápidamente cuando su rostro golpeó con los rayos del sol de la ventana, sabía que eso molestaba a su mejor amigo Cobb, y por algo lo hacía constantemente. Todos odiaban ese gesto de Gale y lamentablemente él había aprendido a vivir con ello. Sí, era molesto ver como escupía hacia todos lados sin importarle que la gente caminara a su lado. Sobretodo en la playa, era algo insoportable. Sentado en la banqueta olvidada que parecía llevar su nombre, Gale observaba a su amigo conversar en el bar un domingo por la tarde. Poca gente aun seguía en el lugar, y poca gente había llegado esa noche. Cobb comenzaba a rendirse, comenzaba a creer que era mejor vender el lugar y emborracharse con el dinero. McNally no se quejaba en lo absoluto, vivir ebrio debía de ser una buena experiencia. Pero el bar le gustaba, sobretodo cuando creía que iba a tener más éxito del inusual si Cobb contrataba a un buen DJ que entendiera que el rock antiguo... a veces pasaba de moda.

Por eso habían creado ese plan, un plan idiota. Pero Gale creía que era el mejor de su vida. Principalmente Cobb había comenzado en un parador en la playa que iba a tener éxito, si comenzaban a moverse, y al mismo tiempo, ambos deseaban que aquella chica que la última vez había sido su DJ, estuviera con ellos. Ambos no sabían como lograr que ella estuviera de acuerdo. Gale comentó principalmente que la mejor opción era enamorarla, pero luego recordó el golpe en la mejilla y se horrorizó por aquello. Mejor esa opción no. Cobb creyó que explicarle su bancarrota era una buena opción, pero ambos terminaron odiando ponerse en victima. Y al final terminaron citándola, sin ningún plan más que el dinero que Gale le robaba a su padre.

"Al menos prométeme no emborracharte, Gale" se quejó Cobb cuando dijo que él se encargaría. O eso creía, pero Gale se comprometió a tal cosa y se propuso no ponerse ebrio aquel día. Pasó la noche mirando películas con su hermana Jolene -observando el twitter de Noomi- y pudo sobrevivir. No era tan difícil como creía. Por lo tanto, cuando la chica entró al bar, nunca se sintió tan vivo. Se puso de pie, guiñándole el ojo a Cobb y caminó hacia ella. Una camarera golpeó contra él, la misma persona que la morena había espantado con sus gritos. Gale le quitó las botellas de agua que llevaba y se sentó frente a Labyrinth. Ese nombre tan peculiar que llamaba demasiado la atención.

- Laberinto mío, pensé que no vendrías -dejó frente a ella la botella. Notaba la resaca desde la Antártida, por lo tanto no necesitó saber que el agua era la salvación pura a aquello. Se tiró el cabello molesto hacia atrás, nunca iba a cortárselo pero empezaba a molestarle cuando tenía que mirar hacia delante. - Y pensaba llamar a tu puerta vestido de papa noel sexy hasta que me atendieras.



Gale Scott McNally
avatar
Gale S. McNally
» Ciudadanos«

 » Ciudadanos«

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 12/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.